Cuando todos éramos negros

Acaba de publicarse en Nature un artículo sobre el estudio de genética prehistórica más amplio realizado hasta la fecha. Cincuenta y un seres humanos de nuestra lejana prehistoria, que vivieron entre el 43000 y el 5000 a. de C., han pasado bajo el microscopio de los genetistas.

Los titulares de los periódicos no se han hecho esperar: cambios radicales de clima, inmigraciones a escala dramática, todos los europeos de esa época eran negros.

 Hombres prehistóricos Imagen: weloversize


Hombres prehistóricos
Imagen: weloversize

Bien. Es cierto. El clima cambió. Mucho, pasó de un época glaciar a nuestra actual época postglaciar (o interglaciar).  Es cierto, la gente se movía mucho. Es lo que suele ocurrir con los grupos nómadas previos al Neolítico (o los grupos nómadas actuales). Se mueven mucho. Por eso los llamamos nómadas. Y es cierto, la mayor parte de los estudiados eran de piel oscura.

Pero tratar de generalizar a partir de ese estudio, por muy grande que sea, es un poco atrevido.

Volvamos a las cifras: 51 individuos en el plazo de 38000 años, por lo que podemos establecer una media de más de siete siglos entre un individuo y otro.

Como estamos en Europa, imaginemos que tomamos un íbero del siglo V a. de C. Un hispanorromano del siglo II d. de C. Un noble leonés del siglo X d. de C. y al rey Carlos II a finales del siglo XVII. Y a partir de esos cuatro individuos tratamos de explicar: la Edad de los Metales en la Península Ibérica, el Imperio Romano, su desaparición, el reino hispano-godo, la llegada de los musulmanes, la Reconquista cristiana, el Renacimiento, la Revolución de los Precios por la llegada del Oro americano y la Revolución Científica de los Galileo y Newton.

Parece imposible, ¿cierto? Pues entonces no prentendamos explicar siguiendo ese método toda la prehistoria (aunque el paso dado sea interesante).

2 pensamientos en “Cuando todos éramos negros

    • En realidad, aún no podemos asegurar que en su origen todos los seres humanos hayan tenido la piel negra a partir de los datos aportados. Es muy probable que así fuera si tenemos en cuenta que la evolución hacia los hominido se produjo en el África ecuatorial donde la incidencia de los rayos solares es mayor y la piel negra es la mejor solución natural para atemperar esa incidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *