La cagada de Aníbal

El descubrimiento de una gran cantidad de restos de bacterías y gusanos en un espacio lacustre de los  Alpes occidentales ha abierto la posibilidad de conocer el camino seguido por el caudillo cartaginés Aníbal en su ataque sobre Roma, allá a finales del siglo III a. de C.

 Aníbal Foto: Mommsen


Aníbal
Foto: Mommsen

Sin embargo, el verdadero interés de un descubrimiento así no es resolver por dónde accedió Aníbal a Italia, sino conocer variedades de equinos empleados, el origen de éstos, los hábitos alimenticios de los mismos, y, por supuesto, de muchos de sus jinetes.

La historia no es anécdota (por donde pasó Aníbal), sino acumulación de muchos hechos individuales (las características propias de cada uno de los miles de caballos y los miles de jinetes que llevaba Aníbal).

Pero es cierto que las anécdotas producen titulares de periódico.

3 pensamientos en “La cagada de Aníbal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *