Del Zotz a Génova

Hace unos días, asistí a una conferencia impartida por Edwin Román sobre El Zotz, un sitio maya del Petén guatemalteco. El profesor Román se centró en la etapa del clásico temprano y entre la abundante información que aportó, me quedé con un dato que aunque ya se planteó hace algunos años, para mí era novedoso: la posibilidad de que fueran gentes del Zotz los que desarrollaron Yaxchilán, otro sitio arqueológico maya, este en México.

Yaxchilán es conocido desde mediados del siglo XIX. El Zotz desde hace menos de cuarenta años. Yaxchilán cuenta con una arquitectura monumental destacada. El Zotz es más modesto (por ahora). En fin, que acudiendo a una relación causa-efecto simplona, pareciera que Yaxchilán tiene una importancia demasiado destacada para derivar de un lugar menos pretencioso como El Zotz.

 Estructura 33 de Yaxchilán (México) Foto: Simón Burchell


Estructura 33 de Yaxchilán (México)
Foto: Simón Burchell

Charlando con Edwin Román, tras su ponencia, buscamos ejemplos de otras realidades históricas donde la ciudad más “brillante”, sin embargo, pudiera ser resultado de otro sitio menos notable. Traje a colación el caso de Génova y Florencia. Desde el siglo XI, Génova ya era un enclave fundamental en el comercio mediterráneo, sobre todo, con el mundo islámico, importancia que supo retener hasta avanzado el siglo XVII, ya más vinculado al terreno de los préstamos bancarios.

Hacia el siglo XIII, la influencia comercial de Génova se hacía sentir sobre Florencia, ciudad que empezó a despegar como capital económica un siglo después, hasta convertirse en ese faro del Renacimiento para el siglo XV.

Hoy, los turistas acuden por cientos de miles a Florencia y muy pocos se paran en Génova. Habiendo estudiado y recorrido personalmente las dos ciudades, lo entiendo. Florencia es mucho más bella que Génova (opinión subjetiva, sin duda, aunque avalada por la subjetividad de otros muchos). Resulta difícil, de partida, pensar que la ciudad que se puso en marcha fue Génova y que Florencia le siguió el paso.

En nuestra charla con Román, la idea no era tanto equiparar la pareja El Zotz-Yaxchilán, con Génova-Florencia, como reflexionar sobre la forma de hacer historia. En principio, el riesgo de los a priori. Si este lugar tiene un patrimonio más noble que este otro, será porque fue más importante (desde el punto de vista económico o político, y no sólo artístico). En segundo lugar, la necesidad de los especialistas de romper su marco de referencia. De refrescar las ideas mirando a otros ámbitos.

No es sólo que el arqueólogo mayista pueda acudir a un libro de un historiador medievalista, sino, sobre todo, que los seres humanos de la Guatemala precolombina podían tener ciertas pautas de comportamiento que también tuvieron los italianos del Renacimiento. Esto no significa hacer tabla rasa de las diferencias entre los seres humanos y los grupos étnicos, sino entender que lo que puede parecer particular de un sitio, quizás sea lo más genérico a la humanidad. Y, al contrario, que lo genérico sea lo realmente singular: por ejemplo, los sacrificios humanos tan habituales en las culturas mesoamericanas precolombinas (mayas, aztecas…) son una rareza en el ámbito mediterráneo.

Al final, la idea es clara: para hacer historia (llámese arqueología maya, antropología de las islas Trobiand o historia de la Primera Guerra Mundial) el experto debe mirar con la misma curiosidad los otros aspectos del pasado de la humanidad con el mismo énfasis que aquella parte de la historia que levanta sus pasiones. Un exceso de especialización, lejos de mejorar nuestro conocimiento sobre una realidad de antaño, provocará un reduccionismo que conducirá, al final, al error.

He quedado con Edwin Román para que él me siga hablando de los mayas y yo, a él, de los italianos del medievo.

2 thoughts on “Del Zotz a Génova

  1. Lo natural es mejorar los modelos.
    Aunque en el caso de Florencia, ya su pasado romano y su desarrollo medieval fueron fantásticos auto-referentes para seguir ahondando en la belleza (conste que es muy atrayente también la ciudad ligur a pesar -o quizás debido a-: su actividad industrial, la brecha de sus infraestructuras y el handicap que supone urbanizar el pie de los Alpes marítimos)

    • Comparto su observación al recordar el pasado romano (y anterior) tanto de Florencia, como de Génova, así como las limitantes geográficas de ésta última a la hora de su desarrollo urbano. Sin embargo, la relación El Zotz-Yaxchilan no es de creador-hijo, sino de ciudad dinámica impulsando el desarrollo de otra ciudad ya existente. Ese sería el caso de Génova-Florencia para la Baja Edad Media y el Renacimiento. Génova se lanzó en el siglo XI a comerciar con Occidente y Oriente, un par de siglos después, además de comerciar, fabrica y hace finanzas. En ese tiempo, su influencia se hace sentir en Florencia y la ciudad toscana lejos de quedar a la sombra de Génova, decide desarrollar su propio mercado-industria-mundo financiera (si bien es cierto que los banqueros genoveses llegaron más lejos y durante más tiempo que los florentinos. Pensemos en los Grimaldi del trono de Mónaco, antiguos “hombres de negocios” genoveses). Y, sin embargo, Génova no tuvo el desarrollo patrimonial de Florencia (no tan vistoso). Ese es el paralelismo con El Zotz (poco monumental) y Yaxchilan (muy monumental).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *